Seguros de comercio

Se trata de un seguro similar al de hogar pero realizado para un comercio o pequeña empresa. Son seguros con coberturas similares a las de un hogar (robo, incendio, rotura de cristales y loza sanitaria, daños por agua, etc.). Tienen algunas coberturas específicas como puede ser la pérdida de beneficios, las coberturas de responsabilidad civil que pueden ser de explotación, subsidiaria, de productos, patronal, inmobiliaria, locativa, etc. Pero la idea del producto es similar a la de hogar, es decir, cubrir cualquier contingencia que afecte al comercio en cuestión para que puedan seguir desempeñando su actividad.

No duden en preguntarnos y hacer presupuestos gratis y sin compromiso.

Seguros de transporte

Estos son seguros más específicos y menos comunes a los hasta ahora explicados. Se trata de cubrir los riesgos que puedan sufrir las mercancías que son transportadas por cualquier medio, ya sea aéreo, terrestre o marítimo. Tienen multitud de variantes dependiendo del tipo de carga, de la duración del transporte, del medio utilizado, etc. Disponemos de compañías especialistas en estos seguros a su disposición.

Seguros colectivos

Como su nombre indica son seguros que se hacen para un colectivo de personas que tienen algo en común, como por ejemplo, la pertenencia a una misma empresa. Aquí hay gran multitud de seguros, pero generalmente se hace referencia a seguros de accidentes colectivos. Estos seguros pueden ser por imperativo legal (seguros de accidentes o de vida de convenios colectivos) o simplemente hacerse por necesidad de la empresa, sin estar en ningún convenio colectivo. Como comentamos suelen ser seguros de vida o de accidentes, aunque se pueden hacer otros muchos como seguros de salud, planes de pensiones empresariales, etc.

Seguros sanitarios

Estaríamos hablando de seguros de salud que se hacen a través de un colectivo que se genera para una empresa concreta. Para ello debe haber un número mínimo de personas que puedan pertenecer a dicho colectivo. Estos seguros pueden ser de suscripción obligatoria, de forma que es la empresa la que paga el seguro y todo el mundo se acoge al mismo, o puede ser un colectivo de libre adhesión. También podríamos distinguir colectivos abiertos, de forma que se podría acoger a él tanto las personas de la empresa y los familiares como algún otro cliente que reúna las condiciones previamente pactadas con la compañía, o colectivos cerrados, en los que sólo se pueden acoger los trabajadores, o los trabajadores más sus familias, pero que se cierra el número de personas que se acogen al colectivo de manera previa. Evidentemente, los abiertos no suelen estar pagados por las empresas, ya que son múltiples los tomadores de las pólizas, mientras que los cerrados suelen ser lo que se pagan por las empresas siendo la tomadora del seguro la misma empresa.